El canto de Dios



Se reunió en sabio Gurú con sus discípulos como lo hacía todas las mañanas. Dios era el tema de aquel día y la discusión estaba supremamente interesante, entonces, cansado ya de paráfrasis filosófica un discípulo preguntó a quemaropa:

-Maestro sublime, dinos pues, porqué crees tu que existe Dios?

El Gurú dirigió su mirada risueña al horizonte y oyendo el bello canto del ruiseñor contestó:

-Dios es como esa ave que se esconde tras el árbol: no podemos verla, pero sabemos que está allí porque oímos su canto.
Cuento Sufí

5 comentarios:

Capitan de lo Niños Perdidos dijo...

Te dirán que vales lo que eres y no lo que tienes.
Y tendrán razón: sin dinero es cuando vales exactamente lo que eres: nada.

Mistik8 dijo...

Y eso me recuerda que hay personas tan pobres, tan pobres, que tan sólo tienen dinero, saludos Capitan de los Niños Perdidos!

Juan José dijo...

Hermoso cuento, no lo conocía.
Besos.

Lidia M. Domes dijo...

Me encantó... la sencillez de los verdaderos maestros sorprende...

Un abrazo!

Carmelo Mesa dijo...

Y no por cerrar los ojos y los oídos deja de estar y sonar.
Su presencia y su palabra suena en todos que quieren oir.
Un abrazo.

LinkWithin

Related Posts with Thumbnails